Mamás con propósito

No puedo dejar de ser rencorosa, ¿que puedo hacer?

Bueno primero quiero decirte que las emociones han sido una de las cosas más asombrosas que Dios ha creado en el ser humano y todos en algún momento de la vida hemos experimentado todas las emociones posibles y ¡está bien! Somos humanos.

Si decidiste ver este post posiblemente es porque en tu mente anhelas dejar el rencor a un lado porque sabes que te está haciendo daño. Cuando dejas entrar el rencor a tu corazón estás permitiéndote a ti misma alejarte de tu propósito. El ser feliz, el ser alegre, el ser amable, el tener un carácter apacible hace parte de el propósito que Dios tiene para ti y debes entender esto para que puedas empezar a trabajar en el rencor.

Yo también tuve rencor y era algo que no me dejaba en paz, mi cara cambió mucho, mis gestos cambiaron, hasta mi tono de voz cambiaba porque  tuve tan guardado algunas cosas que mantenía muy amargada, luego de volver a la Iglesia y de empezar una relación con Dios aprendí a hacer algo que desde entonces me ha funcionado y cada vez que el horrible rencor quiere entrar a mi, utilizó eso que aprendí y créanme que funciona de verdad y de eso quiero que hablemos.

Son 3 sencillos pasos que depende solamente de ti, ningún ser humano va ser capaz de quitarte el rencor, porque es una emoción como cualquier otra que sólo uno mismo tiene el poder de controlar.

1 . EVALUAR: Es importante primero evaluar porque tenemos rencor, y está es la parte más difícil porque tienes 2 opciones, o arrastras al rencor que tienes para botarlo a la basura, o dejas que se cree más rencor al recordar y va ser él quien te va seguir arrastrando.

Así que, empezar a evaluar significa volver al pasado y en conciencia empezar a recordar porque no podemos sacar el rencor que tenemos; por ejemplo, «por la familia de mi esposo» o, porque es tan difícil hacer que mi pensamiento cambie hacia «mis propios papás» o cualquier otro tipo de rencor que tengas hacia otra persona.

Y la idea es que tu hagas una lista de eso, si verdaderamente quieres eliminar el rencor tienes que escribirlo, escribir sana el alma y créeme que cuando escribes y luego pasas tiempo con Dios entregando tu lista de rencores él pone en ti una paz que sobrepasa todo entendimiento.

2. PALABRAS CLAVES: Así que después de hacer esa lista, enfrente empieza a escribir palabras claves sobre cómo se dieron las cosas y esto es verdaderamente importante porque el rencor se crea por discusiones, por malos ratos, por peleas, las palabras que nos dijeron quedan clavadas en el corazón y debes determinar si tu también tuviste culpa, si tu también creaste mal ambiente, si tu también dijiste cosas que ofendieron, y si al recordar y al terminar de escribir la lista de todas las personas vez que en la mayoría tú también tuviste culpa, entonces vas sanar completamente con el tercer paso.

3. HABLA CON TU PAPÁ DIOS: Entrar en intimidad con Dios significa entrar a tu cuarto y cerrar la puerta, puedes hacerte un café para estar más cómoda y vas a empezar a hablar con Dios, tienes que leer todo lo que escribiste, se vale llorar cuanto quieras, se vale enojarse, se vale que le digas a él todo lo que piensas sobre esa persona y cuando estés completamente descargada, perdona y pide perdón, si no tienes a esa persona cerca de ti; dile a Dios con nombre propio quien es y dile que tu lo perdonas o que te perdone por lo que tu también le hiciste, pero si tienes la posibilidad de visitar a esa persona y pedir perdón, hazlo. Y antes de salir de ese cuarto debes decir yo decido eliminar el rencor de mi vida.

Esto es algo que me tocó hacer, y la última parte fue lo que más me costó porque no fue fácil buscar a las personas que había ofendido y decir » oye te acuerdas cuando discutimos por esto y yo te dije todo esto, necesito que me perdones«, te cuento que aún hay personas a las que no he pedido perdón porque no las tengo cerca o son muy cerradas, pero delante de Dios lo hice y ahora es muy fácil para mi mantener la paz, tu sabes que has sanado cuando al recordar esa persona no tienes dolor y hasta puedes ayudar a otros que están en rencor con tu propia experiencia. 

El rencor es algo que afecta mucho el desarrollo de los hijos y aunque tu no les cuentes que tienes rencor contra «X» persona, ellos lo perciben y más cuando se trata de personas que conviven contigo o que usualmente vez, porque aunque no lo creas así, tus palabras, tus actitudes, tus gestos, la forma en que hablas y hasta la forma en que te ríes en frente de esas personas que no toleras, transmite, y eso tus hijos lo ven, no es justo que tú los cries de esa forma, no es justo que ellos tengan que alejarse de las personas que ellos aprecian solo porque tu no los soportas , no es justo que gracias a tu rencor ellos no puedan experimentar el amor y el perdón de Dios.

Yo realmente espero que esto que dije haya edificado tu vida, perdón si de pronto al final fui dura pero mi objetivo es ayudarte a cambiar tu forma de pensar, tu vales y sólo tienes una vida en esta tierra como para que la vivas llena de rencor hacia otras personas, ponte como objetivo tener el carácter de Dios, en su palabra él dice que su enojo dura sólo un instante más su favor dura toda una vida.

Comparte este post en tus redes sociales, ayúdame a llegar a muchas mamás jóvenes que necesitan de Dios y buscan un propósito en la vida, déjame tu comentario en la parte de abajo y, ¡nos vemos pronto!!

Soy una mamá con propósito, mujer cristiana que no promueve estilos de crianza permisivos, apoyo lo que Dios enseña a los padres a través del mejor manual de crianza >La Biblia< soy mamá de un pequeñín llamado Juan Esteban y vivo enamorada de la escritura realista, comparto mi vida y experiencia a través de las redes sociales con el propósito de influenciar las vidas de todas las madres jóvenes del mundo. Nací en Armenia - Quindio, soy estudiante en Psicología, Maestra, Emprendo en medios digitales, trabajo desde mi casa lo cual me permite generar ingresos sin descuidar a mi hijo y mis proyectos, esto hace parte de lo que les enseño y muestro por estos medios. Gracias por leerme, si yo puedo llegar lejos ¡tu también! Te envío un abrazo enorme By: Juanes & Stephanny

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *